Hanoi, la ciudad de los lagos

(1) comentario Escrito el: 14 octubre, 2013
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

Strada di HanoiLlegamos por la mañana tras un pesadísimo viaje en autobús nocturno desde Dong Hoi, cansados de no haber dormido y el golpe de humedad con el que nos recibe la ciudad es terrible. Tras dos días sin llover, volvemos a mirar al cielo esperando una respuesta (no divina sino meteorológica) que acabe con este calor pegajoso. Es la segunda quincena de septiembre (finales del monzón) y, excepto 3-4 días de lluvia torrencial cuando estábamos en Dong Ha y Dong Hoi, la lluvia sigue siendo tímida.

con Luke y Marina

con Luke y Marina

Con Luke y Marina, pareja australiana que conocimos en Dong Hoi y con la que llevamos compartiendo un par de días de viaje (que por cierto, nos superan, su viaje durará dos años por Asia y África!), nos dirigimos hacia el centro a buscar un hotel. La media de precio aquí es más alta, sobre los 12-15$ la doble con baño y desayuno, pero nuestra idea es quedarnos en el centro sólo un par de días en espera de la confirmación de una reserva de un apartamento que hemos hecho a través de Travelmob.

Primera comida en casa

Primera comida en casa

Hanoi tiene 7 millones de habitantes y 4 millones de motos. Cruzar cualquier calle en el Old Quarter es un acto de fe, no sabemos cómo pero no eres atropellado. Hay que mirar a ambos lados sin importar el sentido que tenga la calle, no cabe ni un alfiler más en las aceras (convertidas en una ampliación de cualquiera de las tiendas o en improvisados comederos), con lo que andamos siempre por la calzada. Al final te olvidas de las motos y sigues tu camino.

Las motos se utilizan para todo

Las motos se utilizan para todo

El Old Quarter está despierto las 24 horas, con puestos de comida en cada esquina y el gran lago central de Hoan Kiem. Hanoi es la ciudad de los lagos y, fuera del centro, tiene grandes avenidas que dan un respiro del bullicioso centro.

Finalmente nos dan el apartamento y nos pasamos una semana en nuestra primera “casa” de verdad desde que salimos. Las pequeñas cosas como ir a comprar al mercado cada mañana, cocinar y hasta lavar los platos nos parecen la mejor de las tareas. Hemos estado cambiando de habitación cada 2-3 días, así que casi nos quedamos disfrutando de nuestros 40m2, en plan marujos, todo lo que dura el alquiler.

40Mq bien distribuidos

40Mq bien distribuidos

La zona además es inmejorable, al lado del West Lake, a 10 minutos del mausoleo de Ho Chih Min andando y con un bus en la puerta que nos lleva al centro por solo 5000 dong (el transporte público en Hanoi es muy económico y funciona bastante bien). Una curiosidad de los autobuses es que con lo alto que suelen hablar los vietnamitas casi siempre y acostumbrados al ruido del tráfico como están, el bus es para ellos un oasis de paz y te hacen callar si hablas mucho con el de al lado, como en el cole…

Llama la atención que a pesar de ser un país que sorprende por el rápido desarrollo que ha tenido en los últimos años y al carácter comercial de los vietnamitas, no encontrar la presencia de grandes cadenas como las de la “M” dorada o el Starbucks, que si se ven en otras capitales asiáticas. Para nosotros es bueno, porque aún predominan los restaurantes locales (es el país donde más fácil resulta encontrar un lugar para comer) con los precios locales, incluso en la capital. Cualquier acera es buen lugar para colocar una olla y un par de sillas de plástico de esas de tamaño XXS, y sentarse a comer.

Plaza central de Hanoi

Plaza central de Hanoi

Antes de salir hacia Halong Bay, nos reencontramos con Luke y Marina para una cenita casera con tortilla de patatas y bruschetta, tras unos días en los que ellos se han ido a recorrer las montañas de Sapa.
Y nos reencontramos también con Andrew y Bea y nos vamos a cenar un Phô buenísimo, compartiendo las vivencias desde que no nos vemos. Ojalá nos volvamos a encontrar que no hay 4 sin 5! Y sino ya sabéis que tenemos una cita pendiente a nuestros regresos!

Última cena con Andrew y Bea (de momento)

Última cena con Andrew y Bea (de momento)

aquí todas las fotos

Dónde dormir:

Hotel New Vision. Los precios varían según el día, se reserva siempre a través de hostelworld para conseguir mejor precio (te lo dicen ellos mismos), y los días que tienen 50% de descuento sí valen la pena porque la calidad es muy superior a otros de la zona por el mismo precio.
Con ellos contratamos el tour a Halong Bay porque nos igualaron el mejor precio que nos habían dado en una de las agencias que preguntamos.

Dónde comer:

Hay muchos lugares así que dejaros llevar por el olfato, recomendamos sobretodo los locales que suelen estar especializados en un solo plato, suelen ser los mejores.

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Un pensamiento en “Hanoi, la ciudad de los lagos

  1. Pingback: Paradas en el camino: Sam Neua y Vienthong | Next Stop Asia - Michele y Laura

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>