El esperado encuentro en Hué

(1) comentario Escrito el: 25 septiembre, 2013
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×
Con Ramon y Helena

Con Ramon y Helena

Llegamos a las 15 a Hué en tren desde Quy Nhon. En el “Jade Hotel” nos encontramos y abrazamos con nuestros amigos Helena y Ramon, que pasan sus vacaciones en Vietnam, y con quienes ya habíamos quedado en encontrarnos en septiembre antes de empezar nuestro viaje, era nuestra única cita fija del itinerario. Encontrarnos con dos amigos después de 3 meses y medio de viaje es una emoción comparable a la de recibir 7 sobres de jamón serrano, que amablemente nos traen desde Barcelona por encargo de la madre de Laura (y de jabugo!).
Tenemos unos días para compartir con ellos nuestras aventuras y desventuras, así que para celebrar el encuentro nos vamos a tomar unas cervecitas. Ellos vienen desde Hanoi y ya han visitado la famosa bahía de Halong. Seguiremos juntos 4 días hacia el sur desde Hué y después nosotros volveremos hacia el norte de nuevo y ellos cogerán un vuelo a Siem Reap, para luego volver a Ho Chi Minh.

Hué es famosa por la antigua ciudad imperial de la dinastía Nguyen, ahora patrimonio de la Unesco como Halong Bay. La ciutadella está circundada por 2 km de muro, de 6 metros de alto y contiene un barrio completo de residencias tradicionales, que tras ser bombardeadas durante la guerra, se han ido reconstruyendo y están bastante bien conservadas. En el centro se encuentra la Ciudad púrpura prohibida, a la que sólo tenía acceso el emperador, su mujer y concubinas.

Delante de la entrada del palacio imperial

Delante de la entrada del palacio imperial

La entrada cuesta 110.000 dong (5.5€) por persona y, sinceramente, nos decepciona un poco la visita, quizás por la expectativa previa.
Como somos 4, nos trasladamos en taxi al siguiente punto, siendo bastante económico si son trayectos cortos (ojo! Mejor los de la compañía verde Maylihn, que el taxímetro es fiable).
Visitamos la pagoda “Thien Mu”. No es que tenga algo particularmente distinto a otras pagodas, pero la atmósfera de silencio que reina en el lugar junto a la bonita vista del río perfume que cruza la ciudad, nos hace disfrutar de un rato muy agradable. A la salida intentan vendernos un crucero por el río en barco, para ir hasta las tumbas imperiales y luego de vuelta al centro de Hué, pero tras escuchar los precios desproporcionados que nos ofrecían, preferimos volver de nuevo al centro a comer y alquilar dos motos para visitarlas por nuestra cuenta, ya que se encuentran a 6 y 7 km del centro.

Pagoda di Thien Mu

Pagoda di Thien Mu

Las tumbas de Tu Duc y Khai Dinh, sin embargo, nos sorprenden en positivo. Nos imaginábamos encontrar un sencillo templo con la lápida y tumba del emperador y, en cambio, nos hemos encontrado paseando ante espléndidos jardines, rodeados de bonsais, estanques con flores de loto, y conjuntos de estatuas, que todo junto justifica el precio poco económico del ticket para cada una de las tumbas (80.000 dong, 4€, por persona). Ambas, con una estructura y belleza distintas entre sí, y muy diferente a los estilos de Tailandia o Camboya.

Un turista más que al vernos se quedó de piedra

Un turista más que al vernos se quedó de piedra

En el trayecto hacia las tumbas en moto, nos acompaña una señora, que nos enseña un camino secundario para llegar hasta ellas mucho más corto, y nos espera a la salida para invitarnos a su casa a tomar un té. Tras una desconfianza inicial, decidimos seguirla. Su casa es de madera y bastante pequeña. Nos cuenta donde trabaja, sobre sus hijos, cómo ha aprendido inglés, y nos pide si tenemos algúna cosa de nuestro país para sus hijos, algún libro de inglés…nos sabe mal no llevar nada encima que pudiéramos darle en agradecimiento.  Nos despedimos y volvemos al hotel.
No hemos tenido suficiente tiempo para visitar los alrededores de Hué pero, por lo poco que vemos en moto, creemos que puede valer la pena dedicar otro día a alejarse un poco de la ciudad y disfrutar del verde de las afueras.

Paisaje de los alrededores de Hué

Paisaje de los alrededores de Hué

Dónde dormir: Súper aconsejable el “Jade Hotel”! 12€ por la habitación muy bien invertidos. Las habitaciones son modernas (con un baño bastante pequeño) un desayuno buenísimo y abundante y un personal que nos trata como reyes.
Otra noche que pasamos cuando hacemos parada en Hue de camino a Dong Ha, como el Jade estaba lleno, dormimos en el “Tran Ly Hotel” (78, Le Loi street, 240.000 dong per noche, 9€), con una muy buena relación calidad-precio.

Dónde comer: El “Mandarin cafè” es un acogedor restaurante decorado con las fotos del dueño. Los platos son buenos y los precios también. No os olvidéis llevaros un par de postales con sus fotografías (son gratuítas, podéis escojerlas al lado de la caja si es que no os las ha regalado ya antes el dueño, que veréis que se va paseando por el restaurante con la cámara colgada al cuello).
“Le Carambole” es un restaurante más elegante y de precio más elevado, pero donde vale la pena probar algunas especialidades de Hué.
En el restaurante “Lien Hoa”, vegetariano, probamos la “fondue vietnamita”, su caballo de batalla. Muy buena. ¡Id pronto porque a las 21 cierran!

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Un pensamiento en “El esperado encuentro en Hué

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>