Los días pasan volando en Pokhara

Deja un comentario Escrito el: 28 agosto, 2014
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

PokharaPokhara es la parada obligatoria para cualquier persona que quiera iniciar un trekking a la región del Annapurna. Razón por la que está llenísimo de pequeños negocios, igual que la zona de Thamel de Kathmandú, que venden o alquilan todo tipo de material necesario, de invierno o verano, necesario para un trekking. Hay una parte más turística en Pokhara, la zona del Lakeside, muy bonita para pasear, y muy diferente del Pokhara en la que viven los locales. En el centro, con un bonito lago, es donde se concentran todas las guesthouses. La parte norte es más tranquila y algo más hippy en cuanto a ambiente. El mes de mayo es ya bastante tranquilo en Pokhara, así que nos quedamos en la zona este. Nos ha sido difícil resistirnos, a pesar del buen café que se produce en Nepal, al símbolo “illy” o a algún restaurante de cocina occidental, como el Lemon Tree, donde sirven una excelente pasta/lasagna/parmigiana. Quizás nos hemos occidentalizado un poco (bueno…mucho…) en nuestro periodo largo en Pokhara, pero entendedlo, nos teníamos que recuperar después del trekking a base de Dhal Bhat! (eso aún sirve un mes después?)

Con la moto nos acercamos hasta las cascadas de Devi’s Fall, únicas en su especie, ya que se encuentran en el interior de un pequeño cañón. Seguro que bonitas si hubiéramos conseguido ver donde terminaba la caída, porque en realidad han dejado que la vegetación crezca de tal forma que ni desde el mirador se ve nada, se oye sólo el agua, así que intuímos que ahí estaban.

Devi's Fall

Devi’s Fall

Pokhara es también una buena base para pequeños trekkings alrededor del valle, no necesariamente de varios días. Por ejemplo, hemos ido a Dhampus, a sólo 3 horas de subida, muy cerca de Pokhara, donde hemos llegado a comer y nos hemos quedado hasta el día siguiente en una de las guesthouses.

Panoramica di Dhampus

Panorámica de Dhampus

O, otro ejemplo, es dar la vuelta entera alrededor del lago. Ha sido en uno de estos paseos cuando hemos visto el folleto de una casa de acogida en la que buscaban voluntarios. Teníamos ya en mente colaborar con alguna asociación local y desde hacía tiempo que estábamos buscando una oportunidad que nos convenciera. Cuando se busca un voluntariado a través de internet, no se llega nunca a entender la línea que divide la “ayuda” del “negocio”, a menudo muy sutil, como hemos podido constatar cuando contactamos con algunas de ellas o, incluso, nos presentamos en persona. Así que sobre la marcha, contactamos a Mr. Kul, que nos ha llevado a visitar la casa de acogida a las afueras de Pokhara, al que se llega por una carretera de piedras por la que es mejor subir a pie o dejar los neumáticos de la moto en el intento.

Prabhat Orphanage

Prabhat Orphanage

En la casa están 11 niños, entre los 4 y 15 años y las condiciones de mantenimiento de las habitaciones y de la casa dejan bastante que desear, siendo evidente que necesitaban ayuda. Kul estaba en ese momento construyendo dos baños nuevos y quería empezar, cuando tuviera fondos, con una cocina exterior. Los niños, por suerte, jugaban y estaban con buena salud, iban al colegio todos los días, etc.

I bambini presenti vanno dai 4 ai 15 anni

Los niños tienen una edad entre los 4 y 15 años

Hemos ayudado a la asociación donando material didáctico, juegos, diseñando un nuevo folleto para la captación de recursos materiales y rediseñando la página web para captar fondos: www.prabhat-orphanage.com/. Cualquier donación es bienvenida.

Welcome to pokhara

Welcome to pokhara

Dónde dormir: Nice dream, hotel recién construido.  8,50€/ noche una doble con baño y agua caliente. Personal amable y una buena relación calidad/precio. Ubicación en una calle paralela y cercana al Lake Side.

Dónde comer: Lemon tree, imprescindible! Un restaurante donde tomar un plato de pasta fresca excelente, parmiggiana y otros platos freshly prepared. Música para nuestros oídos.

Tara vegetarian restaurant: pequeño y económico restaurante casero. La propietaria, Tara, siempre sonriente, cocina todo al momento. Lo mejor es el Pad Thai y los momos. Recomendamos no ir los días muy calurosos ya que las 4 mesas de las que dispone están a pleno sol!

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>