Introducción a Myanmar y primera parada en Mandalay

(1) comentario Escrito el: 20 diciembre, 2013
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

MandalayEl vuelo de Air Asia de Bangkok a Mandalay es perfecto, dura 1 hora y media y, guardando la tarjeta de embarque para luego mostrarla en el autobús, incluye transporte gratuíto entre el aeropuerto y el centro de la ciudad en un bus de la aerolínea, son unos 50 minutos de trayecto. El autobús deja a un paso del Royal Palace, perfecto para ir a pie a la zona de la calle 25 (entre la 81 y 84), donde se encuentran la mayoría de guesthouses más económicas.
En Mandalay, económico quiere decir 20$ mínimo por una doble con baño (almenos incluye desayuno), para una calidad muy inferior que sus países vecinos. Los precios de la Lonely Planet son de finales de 2012, útima versión de la guía, y ya están desfasados. Menos mal que como no tenemos la LP de Myanmar, habíamos calculado al alza en base a la información recabada de blogs más recientes (para Myanmar, que está cambiando tan rápido, mejor buscar un blog con fecha reciente para fiarse de los precios).

Algunas primeras impresiones del país y curiosidades sobre Mandalay:

  • Las calles en Mandalay son al estilo NY, todas se llaman por números, así que las direcciones serán siempre la intersección de 2 calles, por ej: la calle 25 con la 82, o la calle 27 entre la 61 y la 62.
  • Sobretodo mujeres y niños se pintan la cara con thanaka, una pasta que se extrae de la corteza del árbol murraya y que sirve a la vez como protector solar y maquillaje. Es algo también cultural.
  • Hay garrafas de agua (potable) en cada esquina, con un pequeño grifo y una taza de acero colgando de un hilo, disponible para que cualquiera pueda llenarse su botella de forma gratuíta. No sabemos quién las pone ahí, pero están por todas partes.
  • No hay tantos puestos callejeros, como en su vecina Tailandia, donde te preparen unos noodles, aunque si pequeños puestos ambulantes que suelen hacer rotis (especie de crepe dulce) o pequeños fritos.
thanaka

thanaka

Mandalay nos la imaginábamos más bonita si somos sinceros. Lo bueno es que se ve una ciudad menos desarrollada y pasear por ella observando la vida cotidiana es como estar en un gran barrio, lo que no sucede en otras grandes ciudades asiáticas. Todo son tiendecitas pequeñas tipo colmado (sólo hemos visto un gran supermercado en la parte céntrica), las personas se conocen y saludan (de hecho nos cruzamos con las mismas personas varias veces y nos acaban saludando también), todos los hombres se visten con la ropa tradicional, llamado longyi (una falda parecida a un sarong), de hecho lo usan mucho más que las mujeres y los tejanos y vestidos aún no los lleva casi nadie. Vamos al banco a cambiar dinero y no existen los cristales tras los que te atienden (el dinero se cuenta a mano y se sujeta con gomas, que luego se amontona en fajos a la vista de todos), los obreros trabajan en las nuevas casas con unos aparatos musicales de los años 60 conectados a unos altavoces para que oigamos la música desde tres calles antes, y todo eso es lo que le da cierto encanto teniendo en cuenta que es la segunda ciudad más grande del país, con nada más de 500.000 habitantes.

Estupa

Estupa

Por las calles de Mandalay circulan todo tipo de vehículos: motos, bicis, coches, motos con carrito (modelo muy anterior a los primeros sidecar), bicis con carrito, songtaew, pick ups, autobuses, furgonetas, furgonetas con megáfonos por los que se oyen mensajes a todo volumen anunciando quien sabe qué y un largo etcétera. Los coches de policía parecen sacados de la época en que se emitía la serie “Los ángeles de Charlie”.
Los autobuses llamados “públicos”, si recorren cortas distancias, son éstos:

bus pubblici

bus pubblici

Visto el número de casas que hay en construcción y reconstrucción, seguro que será una ciudad muy distinta dentro de unos años.

Desde Mandalay se pueden hacer excursiones de un día a varios lugares cercanos. Nosotros compartimos coche con conductor, y el día, con Edson, un chico mexicano que conocemos al llegar al aeropuerto, y con el que recorremos las ciudades de Amarapura y Sagaing por 10000 kyat (10.35$) cada uno. Nuestro conductor es muy majo, nos lleva al mediodía a un restaurante local (“not for tourists”, como le pedimos), donde nos empiezan a sacar pequeños platos de diferentes tipos de comida y al final pagamos sólo por 2000 kyat (2$) por persona.

Nuestro conductor y Edson

Nuestro conductor y Edson

En Sagaing hay un conjunto de estupas blancas y doradas, hay que ir subiendo bastantes escaleras para ir viendo las estupas escondidas entre las montañas de alrededor y Umin Thounzeh, la más famosa, que contiene 45 budas alineados en su interior.

allneados con los 45 Buddhas

allneados con los 45 Buddhas

Amarapura significa ciudad de la inmortalidad y es donde se encuentra el puente U-Bein, que es el puente de teca más largo del mundo (son muy graciosos estos rankings, hay otro que es la campana más grande del mundo, y en Sagaing se ve que está la segunda más grande). El caso es que el puente se llena al atardecer de turistas buscando la foto perfecta, desde el lago Taungthaman, por el que se pueden alquilar unas barquitas, es desde donde mejor foto del puente se puede tomar. A nosotros se nos nubla la tarde y volvemos antes de la hora prevista, no sin antes cruzar su más de 1 km de largo en los dos sentidos. A mitad del puente, conocemos a Ima, una chica muy espavilada que nos acompaña (vigilada por su padre y su tío que van unos pasos detrás) durante todo el paseo para practicar su inglés. Tiene 16 años y quiere estudiar para ser guía turística, así que nos pregunta un montón de cosas sobre los viajes que hemos hecho, sobre nuestra cultura…no somos nativos pero desde luego se lleva una clase de inglés intensiva de más de una hora a triple banda.

en compañia de dos jovenes monjes

en compañia de dos jovenes monjes

Luego, al lado del puente, conocemos a otro chico que vende collares. Ha aprendido italiano y español a un nivel decente sólo de hablar con los turistas los últimos años. Es una pena que quede desaprovechada esa capacidad de aprendizaje, estamos seguros que sería un estudiante brillante si tuviera los medios.

Sobre el cambio de divisa:

Otra información que hemos encontrado sin actualizar es acerca de dónde cambiar los dólares. Aunque si sigue siendo imprescindible traerlos perfectamente “planchados”, sin ninguna marca, doblez, sello o escritura, habíamos leído en la mayoría de sitios que era mejor no cambiar en el aeropuerto de llegada y hacerlo en el mercado negro para obtener mejor cambio. Pues ya no es así. El aeropuerto y los bancos de la ciudad te ofrecen un cambio que casi alcanza al consultado el día anterior en www.xe.com (web sobre el cambio diario de cualquier divisa del mundo), y es el mismo en todos ellos dado que lo fija el gobierno. Nos dan 967 Kyat por cada dólar (9-11-2013). Aconsejamos cambiar en Mandalay o Yangón por si luego no es tan sencillo encontrar bancos privados y ahí sí se aprovechen con una tasa de cambio más desfavorable. Sólo es necesario cambiar una parte de los dólares, ya que hoteles y tickets turíticos se pagan en dólares, y es donde se va la mayor parte del presupuesto, así que dejar los kyat sólo para los restaurantes, transporte local y pequeñas compras. También nos confirman que se puede hacer el cambio a la inversa si antes de salir del país no se han consumido todos los kyats (se pierden algunos céntimos por cada dólar pero fuera de Myanmar es imposible cambiarlos a fecha de hoy).

Sobre el visado:

Lo tramitamos en embajada de Myanmar en Bangkok (BTS Sutisak). No nos esperábamos tener que hacer una cola de dos horas con un calor asfixiante, así que nuestro consejo es que no hagáis como nosotros y aparezcáis allí a las 10.00 sino ir a hacer cola antes de la hora que abran y con el formulario de solicitud cumplimentado (se descarga desde la web de la embajada), las dos fotos, la fotocopia del pasaporte (allí no te la hacen, pero por suerte hay una copistería cerca) y el dinero en Baht (es la primera embajada de país asiático que no acepta dólares para pagar los visados). Lo de tener los documentos preparados os permitirá coger número directamente para la ventanilla de pago, lo que sino supone otro ratito de espera.

Precios a octubre 2013:

Visado mismo día (se requiere copia del billete de avión): 1260 baht
Visado al día siguiente: 1035 baht
Visado dentro de dos días: 810 baht

Atención, el horario de entrega de documentación es por la mañana (10.00-12.00) y el de recogida es sólo por la tarde (15.30-16.30)

Dónde comer:
V Café. Calle 25 con la 80. Comemos una buena hamburguesa por 1800 kyat (1.8$) y tienen una terraza al aire libre arriba que es muy agradable.
Restaurante Super 81. Precios algo caros (3500-4000 kyat el plato), pero buena comida. Calle 81 entre la 38 y 39.
Fudo cafe & icecream. Excelente capuccino. Calle 28 con la 81.
Restaurante hindú abierto, en la esquina de la 28 con la 82. Se reconoce porque hacen chapatis uno detrás de otro en una gran plancha al aire libre. Vamos a cenar dos veces y pagamos los dos 1500 kyat (1.5$) por dos chapatis cada uno, un curry vegetal, un agua y un masala tea. ¡Más barato no se puede pedir!

Dónde dormir:
Hotel Mahar. Calle 24 entre la 83 y 84. 23$ por noche en habitación doble con aire acondicionado y baño con hot water (y electricidad 24 horas). El desayuno copia-pega de todo Myanmar es: zumo (de polvos), café, plátanos, tostadas con mermelada y huevos (y en algunos sitios también pancake).

aquí las fotos de Mandalay

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Un pensamiento en “Introducción a Myanmar y primera parada en Mandalay

  1. Pingback: Gastos en Myanmar | Next Stop Asia - Michele y Laura

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>