Malacca, la ciudad rosa

Deja un comentario Escrito el: 29 julio, 2013
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

MelakaContinuamos bajando por la costa oeste de Malasia y así llegamos a Malacca (o Melaka para los lugareños). Antes de llegar pensamos que quizás se parezca mucho a Georgetown, ya que juntas fueron nombradas patrimonio mundial de la UNESCO en 2008, pero no, es diferente, más pequeña y con un paseo al lado del río muy agradable, que atraviesa el centro de la ciudad. Nos quedamos sólo un par de días para luego continuar hasta Singapur.

Es una ciudad pensada para pasearla, con pausas, porque el calor en julio es de aúpa. La plaza donde está la Christ Church (iglesia cristiana) rompe la dinámica a la que estamos acostumbrados en Malasia, de templos chinos y mezquitas. Pero al cruzar el puente sobre el río y entrar en la Jonker Street ya se reconoce la Chinatown que hay en todas las ciudades del país. Nos perdemos por las callecitas sin rumbo fijo.

Fiume di MelakaUn par de días son suficientes para ver la ciudad, incluso uno. Por la noche nos tomamos una cervecita bien fría en una terraza muy bonita a la orilla del río. Lo de tomarnos una cerveza ya es novedad, será que se nos ha contagiado el ramadán, pero hacerlo en esta tranquilidad y con buena música de fondo, hace que haya valido la pena la espera. El río no será el Sena parisino pero es muy agradable.

Cómo llegar desde Kuala Lumpur:

Cogemos un autobús desde TBS Bus Station (LRT Bandar Tasik Selation), es un trayecto de un par de horas. Hay un montón de compañías que cubren el mismo trayecto así que cogimos el más económico (Metrobus) porque la distancia era poca. Precio: 9RM/pax (4.5€). La estación de autobuses de Malacca no está en el centro, para llegar hay que coger el autobús número 17, que, en unos 20 minutos, nos deja en la bonita y rosada plaza central. Hace un recorrido circular, así que para volver, se coge en la misma parada donde os haya dejado, el trayecto es un poquito más largo a la vuelta (unos 40 minutos).

Dónde dormir:

Sólo nos quedamos dos noches. Una en Tony’s Guesthouse, en la que estuvimos nosotros solos en toda la casa. La decoración es “self made”, el dueño ha pintado puertas, paredes, todo con su particular estilo. No es el sitio más renovado del mundo pero las habitaciones son amplias y su particular sistema de seguridad es un gran candado que hay que abrir y cerrar cuando se sale de la guesthouse. Precio: 37,50 RM (9.38€) la doble con baño compartido.

La segunda noche nos quedamos en “Karim guesthouse”, más limpio, con habitaciones también espaciosas y con unos simpáticos dueños que nos invitaron a su cena permitida de ramadán. No
sabíamos qué eran la mitad de los alimentos que había ahí, pero para adentro, hay que ser agradecido. Precio: 40 RM (10€) con baño compartido.

Consejo:

En la misma calle del hotel se puede desayunar dim sum en varios locales y hay un sitio donde tomamos el mejor batido de coco de la ciudad (y de nuestra vida), se reconoce porque tienen un almacén con cocos como para llenar dos aviones.

Aquí todas las fotos

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>