Kuala Lumpur

Deja un comentario Escrito el: 22 julio, 2013
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

Torri Petrones

La capital de Malasia siempre nos había llamado la atención (almenos a Laura), no sólo por las famosas torres petronas, icono de la ciudad, sino también por ver cómo se unía la convivencia de tantas culturas distintas, algo que en el resto de Malasia se vive con total normalidad, con la modernidad de una ciudad que es uno de los referentes asiáticos, junto a Singapur, en cuanto a su creciente desarrollo económico.

Las petronas efectivamente se ven, aunque sea un trocito, desde casi cualquier punto de la ciudad y es la primera visita nocturna que hacemos al llegar. Y si, impresionan por su altura por más que se hayan visto tantas veces en la tele, de noche son espectaculares. Habíamos leído en algunos blogs que se creaban unas colas tremendas a primera hora de la mañana para conseguir una de las entradas gratuítas para subir hasta el puente que une las dos torres. Pues bien, no es verdad, la cola es porque hay un volumen máximo diario de visitantes y, antes se llega, antes se puede elegir el horario de la visita, pero gratis, nada. El precio son 20€ y se sube hasta la parte más alta también, no sólo hasta el puente. Hemos encontrado opiniones de todo tipo: que si vale más la pena subir a la KL TOWER para ver la misma panorámica de la ciudad pero a un precio más asequible, que si es mejor ir al Skybar que hay enfrente de las petronas para así verlas mejor.

Petali streetNos alojamos en Chinatown, en Reizzy’s guesthouse (65 RM la doble con baño compartido), es un hostel super animado con la zona común siempre llena de otros viajeros con los que compartir experiencias. Está al lado del MRT Pasar Seni, en la misma calle hay muchos otros hostels para elegir, como el Agosto Inn, donde nos quedamos otro par de noches y que tampoco está mal, esta zona es uno de los mejores puntos para moverse por el centro incluso sin necesidad de transporte. A dos pasos tenemos el Central Market, característico por el azul del edificio y para las compras de artesanía, y la famosa Petali Street, la calle más comercial de Chinatown, llenísima de puestos que te venden todo tipo de imitaciones, es un buen lugar para regatear. Si, en cambio, lo que queréis es ir a un centro comercial de lujo, el TOP 1 es el que se encuentra dentro de las petronas, para mirar y no tocar!
El primer día nos recorremos andando Chinatown, Merdaka Square con las preciosas mezquitas alrededor (Masjid Jamek y Sultan Abdul Samad Building, ésta última es espectacular por su tamaño), comemos en Little India y seguimos andando hasta KLCC (es como llaman a la zona donde se encuentran las petronas). Es una caminata intensa pero las distancias no son tan grandes como parece y es bastante agradable.
Scimmie a Batu CaveEl segundo día vamos a las Batu Caves, accesibles con transporte público, que es un templo hindú construído dentro de una cueva, por eso es original. La visita es gratuíta y os encontraréis a algunos monos por las escaleras que os harán la visita más entretenida.

La tarde nos la tomamos de descanso, así como parte del tercer día. Como sabemos que volveremos a pasar por aquí, haremos un segundo round más adelante.
Es una ciudad en la que puedes vivir con todas las comodidades de occidente, aunque a precios algo más económicos (algo, algo…) y en la que puedes irte a comer unos Satay (brochetas que tú mismo te hierves al momento en un recipiente incrustrado en el centro de la mesa, de verduras, carne, pescado, tofu…) en unas mesas en medio de la acera (al lado de la calle Petaling), donde te parecerá que ya no estás en una capital, o perderte por Little India buscando un buen Masala Tea que acompañe tu banana leaf.
Esa mezcla es lo que hace la ciudad interesante.
El transporte es más económico que en ciudades como Bangkok o Singapur y lo que más nos llamó la atención fue la perfecta organización de las estaciones de autobuses, funcionan como los aeropuertos. Nos explicamos, tu te sientas a esperar a que anuncien en unas pantallas (diferenciadas como Llegadas y Salidas, como los aviones) la llegada y número de carril de tu autobús, en una sala de espera con aire acondicionado. Y embarcas al autobús por una puerta que se abre sólo cuando éste llega. Nadie se amontona en el andén como en Tailandia, donde era más complicado saber cuál era tu autobús porque podía haber varios de la misma compañía que salieran a la vez.

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>