Islas Perhentian

(1) comentario Escrito el: 8 agosto, 2013
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

SunsetLas islas Perhentian se encuentran al norte de la costa oriental de Malasia, y llegar hasta ellas desde Singapur, no ha sido tan rápido (si no se cogen medios de transporte propios como coche o un tour).
Desde Singapur, hemos cogido un tren nocturno desde Johor Bahru (ciudad fronteriza de Malasia), en el que, afortunados nosotros, nos hemos encontrado al campeón nacional de ronquidos sincronizados. De nada le servían los golpes contra el techo, los insultos de Michele en barese, los frenazos del tren, las curvas o movimientos naturales del vagón para hacerle renunciar de su performance de record guinness. Su única suerte ha sido no haberse encontrado con nosotros a las 8 de la mañana del día siguiente al haberse bajado en alguna estación antes de nuestro “despertar”.

Después de esta entretenida noche, llegamos algo taciturnos a Tanah Merah, donde conocemos a dos chicas inglesas que trabajan de profesoras (de inglés) en Milán, con las que compartimos el coste del taxi (60 RM=15€) hasta Kuala Besut, el puerto desde el que se coge la lancha que nos llevará a las Perhentian (35RM por persona = 8,75€).

Las Pehrentian son dos islas, una se llama “Kecil” (pequeña en malasio) y la otra se llama “Besar” (que significa grande). Desembarcamos en la “Besar” y a primera vista el agua no nos parece de postal. Nuestro bungalow en Abdul Chalet, en cambio, nos parece de lujo. A 10 metros del mar, de madera, con el interior bastante nuevo, aire acondicionado, nevera…todo lo necesario para disfrutar de esta isla.

Pronti per l'immersioneAl día siguente contratamos una excursión, alquilamos máscara y pies de pato y al aguaaaaa…con la barca a buscar pequeños puntos donde realizar el mejor snorkeling. El primer “spot” es el “fish point”. La primera idea que se tiene al sumergirse es la de estar dentro de un acuario. Los peces no parecen tener ningún tipo de miedo a los humanos, nos pasan al lado, nos envuelven, los vemos bajo nuestros pies, ¡un auténtico espectáculo! Nos perdemos entre los colores, las formas y movimientos de estos animalitos. Lo sorprendente es que, a pesar de estar totalmente rodeados (a menos de 2 cm) y, ser nuestros movimientos subacuáticos bastante improvisados, ningún pez nos roza, como si anticiparan todos nuestros movimientos, atentos a no tocarnos.
El segundo “spot” se llama “Shark point”. El nombre al principio nos hace sonreír, no nos van a llevar a un lugar donde naden los tiburones, aparte que no es que uno puede citarse con ellos a una hora determinada. A pesar del sarcasmo, y no menor temor, nos sumergimos nuevamente y, a primera vista, parece una réplica del lugar anterior. Decidimos entonces seguir al guía que nos llevaba y, a pesar de estar en el agua, un aire frío nos recorre la espina dorsal…un tiburoooooón! Vale, no tan grande como el de la peli de Perhentian islandSpielberg, pero un “cachorro” de un metro y medio, con los clásicos peces pequeños que le siguen bajo su barriga, y una mirada fría que no deja entrever su intención o dirección. Pasa por debajo de nuestros pies y se va, dejándonos tan mudos como boquiabiertos. Pasan 5 minutos y ahí viene el segundo, ah no, son dos en fila…vienen hacia nosotros…arghhhhh…se acercan a las rocas, pero con dos coletazos se van.
Entendemos que el nombre del “spot” hace honor a la verdad. La fama de los tiburones, alimentada por la archiconocida película, es de ser temibles depredadores, pero a pesar de nuestra proximidad (nos pasaban a menos de 3 metros), los tiburones no nos dirigieron ni una miradita. ¡En total vemos 5!
El tercer “spot” se llama “Turtle Point”. Ya habíamos visto tortugas en Indonesia pero no tan grandes como estas. Son enormes, el cascarón es más grande que nuestra espalda, no conseguiríamos abrazarlas. Qué increíble experiencia nadar a su lado, poder observar a una mientras sube a la superficie a respirar, toma aire y desaparece de nuevo entre las aguas. Parecen acostumbradas a nuestra presencia, no cambiando de dirección aunque las estemos siguiendo, sólo que son más rápidas y acaban desapareciendo en las profundidades. Volvemos a la cabaña satisfechos y cansados, tras este día de mar lleno de emociones.

Temporale in arrivoEn las Perhentian somos testigos del primer temporal en toda regla, precedido por un fuerte viento que nos da el tiempo justo para correr a la cabaña, y seguido por una lluvia que no dura mucho, pero muy intensa.
Comemos y cenamos en los restaurantes de los diversos resorts, con los pies descalzos sobre la arena, con el perfume del mar y del pescado asado…si que hemos estado bien aquí, sí, tanto que todo el ahorro positivo que arrastrábamos de Tailandia, se esfuma en estos 3 días!

El día que nos vamos, la lancha para en la isla más pequeña, “Kecil” a recoger a otros viajeros y nos mordemos las uñas en cuanto vemos que los colores del agua son mucho más bonitos que en la grande, y nos arrepentimos de no habernos quedado en la otra isla. Claro que a toro pasado…

aquí las fotos de la isla

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Un pensamiento en “Islas Perhentian

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>