La región de Kerala

Comments Off Escrito el: 31 marzo, 2014
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

## KOCHI ##

il porto di Kochi

il porto di Kochi

Kerala es quizás la región más rica de India. Se percibe la diferencia en cuanto al nivel de mendicidad, mucho menor que en regiones como Tamil Nadu o Karnataka, de las que venimos.
Kochi es una pequeña ciudad muy bonita, con mar, que no parece India, sobretodo la zona del Fort, donde se concentran todos los hoteles y restaurantes. Son calles casi peatonales, libres de tráfico. Una vez se sale de esa área uno se encuentra de nuevo con el ruido de los claxon y la contaminación de los tubos de escape. En el Fort es fácil hacer “easy life”.
Lo mejor para explorar toda la zona del Fort es a pie. Hay varias iglesias portuguesas, holandesas y británicas, huellas del colonialismo de la zona. Vasco de Gama está aquí enterrado (iglesia de San Francisco).

Kochi es un oasis de tranquilidad, donde se puede encontrar buena cocina para ocasiones especiales, como el cumpleaños de Laura, que celebramos en un restaurante orgánico muy bonito (Saffron Hotel).
Si lo que se quiere es un buen cappuccino o una pasta italiana de verdad, recomendamos el restaurante Upstairs. Aquí conocemos a Amadeo, genovés pero residente desde hace un año y medio en Kochi y que trabaja para una agencia de transporte naval. India le ofrece la posibilidad de ahorrar más dinero pero prefería su anterior destino, Turquía. Es un hombre muy simpático que nos da buenos consejos sobre Varkala, la próxima etapa de Michele (la de Laura será Kannur, para una formación en terapia Ayurveda).

Kochi es también famosa por las tiendas de especies y por su artesanía local.

especies locales

especies locales

Un tuk tuk nos para y nos pide un favor: si nos puede llevar al centro a cambio de llevarnos a visitar una tienda de artesanía local por la que le dan un litro de gasolina por cada cliente que lleve. No teníamos necesidad de ir en esa dirección pero aceptamos, si él gana algo, nosotros contentos, aunque tenemos que pasarnos un ratito en la tienda sin intención de comprar nada. Nos enamoramos de una caja toda pintada a mano (bueno, sobretodo Laura), con todos los detalles. How much? 500 euros, gracias, adiós…

Superada la iglesia de la Santa Cruz, que en 1984 se proclamó basílica del papa Juan Pablo II, se llega al puerto donde aún se ven las antiguas redes de pesca que aportaron los chinos sobre el año 1450. Tenemos la suerte de verlas en acción, al atardecer.

las redes de pesca de Kochi

las redes de pesca de Kochi

Dónde dormir: Casa Bella, habitaciones muy limpias, cocina compartida entre los clientes y personal muy amable. 700 rupias la habitación doble.

Dónde comer:
Comemos en varios restaurantes indios, que ofrecen todos exactamente el mismo menú.
Orchid restaurant, menú indio y de pescado. Económico.
Para variar de vez en cuando con algo diferente:
Saffron Hotel y restaurante, 300 rupias por plato. Buenísima la lasaña de verduras.
Upstairs: Restaurante italiano óptimo. Las raciones algo más escasas y el precio también sobre las 300 rupias por plato.

fotos de Kochi

## VARKALA ##

Varkala

Varkala

Mientras Laura está ocupada con el curso en terapia ayurvédica en Kannur, aprovecho la ocasión para visitar la parte sur de la región de Kerala. Vuelvo a Kochi por 3 días para, después, dirigirme hacia Varkala.
Varkala me recuerda mucho a Polignano a Mare (Bari). Un largo acantilado con una hilera de guesthouses, locales, bares, escuelas de yoga y centros ayurvédicos, y unas largas escaleras de piedra que conducen a una amplia playa. El agua no es cristalina pero suficientemente buena, con fuertes corrientes que hasta los nadadores más intrépidos no ignoran.
Si Kochi ofrecía una “easy life”, Varkala ofrece una “super easy life”. Chanclas, bañador y crema solar es la indumentaria necesaria hasta las 19, cuando una ligera brisa marina me “obliga” a ponerme los pantalones de suave algodón y manga larga.
Tras pocos días, conozco a Zoly, serbio, profesor de yoga y trotamundos. En los sucesivos 20 días disfruto de sus clases, entrenándome a diario dos horas con él. Poco a poco se crea un pequeño grupo de 4-5 personas, a los que se añaden varios turistas satélite.

Zoly y Yo

Zoly y Yo

Zoly, se entrena 3 horas diarias por las mañanas, de las 6.30 a las 9.30, y 2 horas más por la tarde, cuando hace la para escuelas, asociaciones o de forma privada a os turistas que, observándoles, se quedan extasiados con la ligereza y elegancia de sus asanas (posiciones de yoga).

Zoly (al centro) durante una lezione

Zoly (al centro) durante una lezione

Zoly enseña “Vinyasa Yoga”, que es un yoga paso a paso donde la posición final se alcanza tras progresivos ejercicios gimnásticos preparatorios. Cada uno se para en el paso que pueda alcanzar, no tenieno que seguir forzosamente al resto del grupo.
Practicando desde hace 23 años Kempo Dankan, una disciplina marcial que incluye Hatha Yoga, parto aventajado. No es tanto la parte física y técnica la que me fascina del enseñamiento de Zoly , sino las mañanas y tardes enteras que nos pasamos intercambiando consejos, experiencias y conocimientos. Su competencia y profundidad personal son un don que me ayudará en mi camino, haciéndomelo más ligero. La playa, al atardecer, se llena de practicantes de yoga independientes o de las escuelas de Varkala. Entrenarse en este entorno, ante un atardecer que te deja sin palabras, te llena con una energía difícil de describir.

Zoly haciendo la asana del escorpión

Zoly haciendo la asana del escorpión

Dónde comer: Kerala Cafè: He probado casi todo de este restaurante, siendo mi preferido. Aconsejo el zumo de limón con menta, el pollo a la Kiev o a brocheta de pescado.

Dónde cormir: Hill-Top. Exactamente enfrente de las escaleras que llevan a la playa. La noche no ofrece excesiva tranquilidad al ser zona de mucho trasiego de gente, pero las habitaciones son grandes, limpias y con una buena wifi. 700 rupias/hab doble.

fotos de Varkala

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios