Delhi y Taj Mahal

Deja un comentario Escrito el: 12 junio, 2014
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

New DelhiNew Delhi es una ciudad bastante claustrofóbica. Si normalmente ya las capitales no nos encantan, imaginad el caos de una capital india, un escenario en el que es difícil encontrar un rincón de paz y soledad. Es el punto de llegada de la mayoría de turistas que visitan el norte de India, cercana también a la ciudad del Taj Mahal. Afortunadamente, en nuestro caso, el shock ya había sido apaciguado recorriendo India en los meses anteriores y siendo esta la última parada.

Nos quedamos cerca de la estación de tren cental, nuestro fiel amigo para desplazarnos por India, en el famoso barrio de Paharganj por las compras low-cost. La estación de India es un lugar donde la pobreza de India se ve de forma muy evidente. Decenas de ratas que pasean a sus anchas por las mismas vías en las que niños, con una ropa negrísima, transitan buscando botellas de plástico que probablemente venderán a cambio de algunas monedas, que seguro no les llegará ni para un plato de comida diario. Son esas escenas a las que nunca podremos acostumbrarnos, por más que sean habituales en toda la India.
Paharganj será recomendable en cuanto a zona de compras, pero por nada más. Fácilmente llenamos una caja de 12 kg entre ropa y libros con destino Barcelona. Pero no es un barrio que transmita seguridad y mucho menos tranquilidad, está activo las 24 horas, y de noche se encuentran unos personajes poco recomendables.

Estamos sólo un par de días, así que no visitamos ningún lugar turístico de la ciudad, siendo una de las ciudades por las que volveremos a pasar más adelante, aunque sólo sea a nivel logístico.

Desde Delhi a Agra en bus hay sólo 3 horas, y algo menos de tren.
Agra, de hecho, es probablemente la ciudad más fea de India que hemos visitado hasta el momento, entendemos por qué muchos viajeros hacen el recorrido de ida y vuelta en un sólo día, no como nosotros que hacemos noche. Llama mucho la atención que, albergando el Taj Mahal, una de las 7 maravillas del mundo, no se haya desarrollado más.

Para ver el Taj Mahal en su máximo esplendor, se aconseja ir al amanecer o atardecer, así que elegimos la primera opción. Nos levantamos a las 4 y cogemos un tuk tuk que nos deje en la entrada sur (es la mejor para encontrarse con el Taj Mahal de frente). Aún hay pocas personas en la fila, ya que hasta las 5:30 no abren las taquillas (9€ por entrada), y nos volvemos a poner en fila de nuevo para pasar el control de seguridad, otra media hora más!

Taj Mahal
En esta entrada es en la que se va formando más cola para ver el amanecer por una sencilla razón, te encuentras el Taj Mahal de frente (norte), iluminándose con los primeros rayos de sol por el lado este. No sabiendo anticipadamente su orientación, nos quedamos algo decepcionados en cuanto que esperábamos ver el sol surgiendo por la espalda del Taj Mahal y no desde su derecha. Aún así, somos afortunados de poder ver cómo se asoma la gran circunferencia roja delante de nuestros ojos, nada más entrar, tener un cielo claro y poder contemplar el mausoleo de impresionante belleza dedicado por el emperador Shahbuddin Mohammed a su tercera esposa Mumtaz Mahal, tras su muerte prematura.
El mármol blanco se transforma en otras tonalidades a medida que los rayos de sol avanzan, con el cielo rosado de fondo. La visita en sí acaba rápido, el espectáculo es sobretodo exterior, dado que en el interior sólo se encuentra una sala, bastante simple, con la tumba de la difunta amada y nada más. Abandonamos Agra en el primer bus disponible…
Taj Mahal all'alba

aquí todas las fotos

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>