La costa sur de Camboya

(2) comentarios Escrito el: 27 agosto, 2013
0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 Email 0 Filament.io 0 Flares ×

SihanoukvilleDecidimos pasar unos días en el sur de Camboya, con la esperanza de no encontrar demasiados turistas por tratarse de la temporada baja para los pueblos de playa. Empezamos por Sihanoukville, que es el más turístico de los pueblecitos del sur. Una versión light de Lloret de Mar. Un montón de guesthouses y locales nocturnos (en la playa y fuera de ella) que invitan a los turistas con su iluminación tenue, cómodos sofás y barbacoas de pescado. Sihanoukville es también el destino de algunos europeos que han trasladado allí su residencia, atraídos por las posibilidades del “business” turístico. Es el caso de un italiano (un personaje del que no recordamos su nombre) con Clara, una amiga suya de Pesaro (Italia), que ha abierto un pequeño restaurante donde cenamos en un par de ocasiones. Él cocina de muerte (hace una parmiggiana fabulosa), pero le cuesta bastante llevar adelante su negocio. La cocina italiana sólo es apreciada por los turistas, no por los locales, y los turistas sólo acuden en gran volumen en los meses de noviembre a marzo, la temporada alta en Camboya. Así que trabaja muchas horas y gana poco, algo que no es el primero que nos lo cuenta en esa zona. Su restaurante se llama “Pasta e Pizza”, os lo recomendamos aunque probablemente habrá emigrado ya a Colombia, donde ya había vivido dos años y tenía intención de establecerse de nuevo allí. Ha traspasado el negocio a otro italiano por 10.000€ y está esperando recibir el dinero para irse.

Sihanoukville no es sólo famoso por ser un pueblo costero, sino también por el turismo sexual. Varios bares, en realidad, son claros locales de chicas que ofrecen sus servicios. Europeos y americanos de 65 años acuden a estos locales sabiendo perfectamente que las chicas que se les acercan están más interesadas en su dinero que en su “trasero flácido”. A pesar de ello actúan tristemente como el playboy occidental de vacaciones, llevándoselas a cenar con la aburrida cara de ellas.
El aire de Sihanoukville se ha ido transformando a la medida del turista y la belleza que tenía antaño se ha perdido entre tiendas de souvenirs y agencias de viaje cada 20 metros.

El agua de las playas centrales es marrón, así que tras un par de días nos movemos a Otres beach, la playa más lejana, donde después de visitar varias cabañas, nos decidimos por “Chez Paou”, que tiene bungalows sencillos pero muy bonitos a pie de playa, por 12$/día. El agua aquí ya es de otro color, mucho más turquesa, sobretodo a medida que uno se acerca a la zona de Otres2, zona más aislada donde hay unas pocas cabañas, a 1.5 km andando por la orilla de la playa.
No estamos en el Caribe pero 3 días de pareo y chanclas siempre sientan bien! En el “Papa Pippo”, último restaurante de la playa Otres1, comemos una pizza buenísima a un precio muy razonable. Pasamos los días entre tumbona, playa y partidas de billar. El máximo esfuerzo que hacemos es decidir si tomarnos un batido de mango o de plátano.

Playa de Otres

Playa de Otres

## Kampot ##
Después de 3 días de relax (en realidad nos damos cuenta que no servimos para estar quietos mucho más, nos dirigimos a Kampot, un pequeño pueblo a 3 horas de minivan siguiendo la costa de Camboya hacia el este, y famoso por su pimienta (en Europa se vende a 60€/Kg y se encuentra en finos restaurantes franceses). Hemos aprendido a fiarnos de las primeras impresiones, y Kampot nos da enseguida muy buen feeling. Un largo río por el que pasear, tantos pequeños negocios, y un aire decididamente relajado hacen de Kampot un lugar aconsejado para quien quiera huír de la ruta turística y encontrar una Camboya más auténtica.

camioneta llena hasta los topes

camioneta llena hasta los topes

El día después a nuestra llegada, alquilamos una moto y visitamos el monte Bokor, a 1060m de altura (entrada al parque: 0.50$). El buenísimo tiempo que cogemos, la carretera recién asfaltada que serpentea entre un verde espléndido, y la temperatura más fresquita (casí fría en la cima), hacen que el viaje valga la pena. Visitamos un viejo casino, abandonado hace años, óptimo para gravar una película de terror, y el nuevo casino-resort donde comemos en un lujoso restaurante por 7.5$ los dos.

con la moto

con la moto

## Kep ##

Al día siguiente hacemos una pequeña incursión hasta Kep. 21 km de carretera sin asfaltar de aquellas que hacen historia: baches, piedras, camiones, gallos que cruzan por el medio, vacas que se paran en mitad de la carretera, niños en bicicleta y sobretodo, mucho, mucho polvo rojo (si hubiera sido polvo blanco la experiencia hubiera sido otra).

vista de la carretera

vista de la carretera

Después de unos 8-9 km Laura, sin saberlo, pronostica: “¿Te imaginas que pinchamos una rueda en esta carretera?” Pasan 3 km y oímos: “BUM”, la moto empieza a derrapar y la sacamos de la carretera, ¡hemos pinchado!. Interesante…¿y ahora qué? Lo bueno de Camboya (bueno, en general de toda Asia), es que encuentras siempre a alguien dispuesto a ayudarte, a decirte dónde, cómo y cuándo. Un señor se acerca al borde de la carretera y nos hace señales con la mano de dirigirnos más adelante, y después de 500m arrastrando la moto, encontramos una especialista en neumáticos camboyano, que con un poco de saliva, dos gotas de cola y un par de hierros, nos repara el agujero del neumático, al más puro estilo Mac Gyver. Y todo por 1$.

gommista

El tipo que nos reparó la rueda

Ya estamos listos para continuar. Llegamos al “Crab Market” de Kep, famoso por los cangrejos y una especie de pequeña lonja de pescado, donde comer pescado recién hecho a la brasa por un precio irrisorio.
Pero nos deparan otras sorpresas. Nos subimos de nuevo a la moto para visitar el pueblo y la moto no se enciende. Probamos varias veces, y nada. Y otra vez los camboyanos nos ayudan. Un tipo empuja literalmente nuestra moto con su pie, subido a su moto, por un par de km, hasta que alcanzamos un pequeño taller. 2,50$ a nuestra grúa humana y 0.50$ al mecánico.

Un camboyano que nos empuja la moto con su pie

Un camboyano que nos empuja la moto con su pie

Nos subimos de nuevo a la moto rezando las pocas oraciones que conocemos y nos dirigimos de nuevo al Crab Market, donde nos comemos un pescado enorme por sólo 3$.

DÓNDE ALOJARSE:

 

En Sihanoukville, en los bungalows de Chez Paou, en la playa de Otres.

En Kampot en “Blissful guesthouse”. Muy económica (5$ con ventilador y baño compartido), personal muy simpático, baños limpios y un jardín como zona común con un par de hamacas. Pero nos han dicho que la guesthouse de enfrente, de color naranja que tiene como nombre unas siglas, tiene la mejor relación calidad-precio de la calle (fuimos a preguntar pero estaba completo).

DÓNDE COMER:

En Sihanoukville, nos gustaron mucho las pizzas del Mango Café, en la calle principal.
Sitios provados y aconsejados en Kampot: un pequeño restaurante hindú-nepalí vegetariano que se encuentra en la misma calle, mismo lado que la Blissful Guesthouse, al final de la calle (no confundirse con la guesthouse anterior a la Blissful que también cocina platos hindúes). Slow food y óptimo!

El “Epic cafè”, situado cerca del “Monument year 2000″ , el el centro del pueblo. Fantástico!
Y en la esquina siguiente de la misma calle al Epic Café, está el Captain Chim’s con una excelente relación calidad-precio.

CÓMO LLEGAR/SALIR DE KAMPOT: Hay una compañía de autobuses que por 5$/persona te lleva a Phnom Pehn en 3 horas y media, sin pasar por Kep. Si os quedáis en la Blissful Guesthouse, justo enfrente hay una agencia de viajes donde encontramos los tickets de esta compañía, no todas los venden.

Comenta con tu cuenta Facebook

comentarios

2 pensamientos en “La costa sur de Camboya

  1. Pasión Viajes

    Cuando estaba escaneando el artículo para ver si lo leía… de repente veo la foto de “Un camboyano que nos empuja la moto con su pie” y pienso, ¡esto vandalismo!, pero y… ¿cómo ha hecho para tomar la foto? jajaja inmediatamente empiezo a leer el contenido y a propósito muy bueno. Me ha gustado mucho y me ha servido también porque justo en estos días nos vamos para Kampot.
    ¡Muchas gracias por compartirlo! ;)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>